La primera impresora 3D que me compré fue la Makerbot Mini Replicator. Tras un sinfín de problemas, que además me causaron complicaciones en el ordenador, la devolví y adquirí la Cube3. Empezó a imprimir los diseños inclinados y hacía falta poner pegamento en la base. Después de devolver la segunda impresora, hice mi elección final: la impresora 3D de Dremel. No he tenido ningún problema con ella y lleva imprimiendo a la perfección desde el día que la compré. Imprime de maravilla y me gusta mucho mi última elección.
Estoy enamorado de la Idea Builder de Dremel que tengo en clase. Los niños pueden tender puentes entre lo virtual y lo real mediante la impresión de proyectos generados con software CAD. La Idea Builder de Dremel lleva más de 500 horas de funcionamiento sin atascarse; y eso es increíble (sobre todo si se compara con la Makerbot). Los usos de la impresión 3D en el aula son infinitos y Dremel permite conseguirlo a un precio muy asequible.
¡La 3D Idea Builder de Dremel es imparable! Está fabricada para resistir en un aula educativa. Es segura y sencilla de usar. Mis alumnos se pasan el día comprobando lo que está imprimiendo y planificando lo que van a imprimir a continuación. Los alumnos prestan atención a lo que diseñan porque ahora pueden llevar sus diseños conceptuales en dos dimensiones al mundo tridimensional. Tienen la posibilidad de diseñar sus modelos en 3D con diversos productos de software, puesto que la Idea Builder está preparada para imprimirlos. Sujetar sus diseños en la mano... ¡parece magia!
El uso de la tecnología 3D lleva a un nivel completamente nuevo lo que aprendemos en el aula. Los niños se sienten más inspirados para aprender sobre las diferentes partes de una célula animal y sus funciones si, al mismo tiempo, pueden ver la construcción y formación de una célula animal en 3D. Incorporar este tipo de tecnología a su aprendizaje les permite relacionar lo que están aprendiendo en el aula con el mundo real que les rodea.
La 3D Idea Builder de Dremel es una herramienta que no requiere ningún tipo de configuración, por lo que resulta muy fácil ponerla en marcha. Dedico menos tiempo a enseñar a los profesores cómo utilizarla y más tiempo a cómo integrarla. Integrar la 3D Idea Builder de Dremel en nuestro currículo de K-12 ha aumentado la participación de los alumnos, ha fomentado su creatividad y les ha ayudado a comprender conceptos básicos del contenido que a veces se pierden durante la clase.